Productos certificados, precio-beneficio?

Publicado en: Actualidad- 02/02/2015

Un mercado en crecimiento El ciudadano medio tiene la sensación de que cualquier producto que se acompañe del distintivo ‘ecológico’, ‘bio’, ‘verde’, ’100% sostenible’ o similares lleva asociado un sobrecoste, y de hecho ése es un sacrificio que el 75% de los consumidores asegura querer asumir… Pero lo cierto es que los artículos sostenibles no son más caros. De hecho, según el estudio elaborado por el equipo de investigación Empresa, Economía y Sostenibilidad (E–SOST) de la Universidad Pontificia Comillas y el grupo Nielsen España, estas marcas son un 18% más baratas que sus homólogas no sostenibles; además, el 23% de las ventas se hacen bajo promociones u ofertas, un punto porcentual por encima que en el caso de las convencionales.

Si las marcas sostenibles son más baratas y además muchas veces están en oferta, ¿por qué tienen una cuota de mercado reducida, del 4,7%, en España? Si este sector aún no ha experimentado un crecimiento similar al de Europa también es culpa nuestra, de los consumidores, que no conocemos qué significa cada una de las certificaciones ni su valor añadido.

¿Comprar 'eco' es más caro? 

Aquí tienes un pequeño gráfico –puedes consultar el original aquí,– con los distintivos más importantes para que puedas localizarlos en tu hogar:

Quizá vayas encontrando uno o varios de estos sellos en tu compra habitual. La visita al supermercado no tiene por qué ser mucho más cara si vas ‘cazando’ marcas sostenibles. Podrás hacer la prueba usando la herramienta de Fintonic, comparando gastos de semana en semana y viendo cómo lo sostenible es compatible con una mentalidad ahorradora.

Consumidores preocupados y ahorradores Cada vez más población se preocupa de comprar alimentos, productos de limpieza o incluso ropa que tengan sellos de responsabilidad o considerados ecológicos. Pese a eso, los españoles gastamos en ellos 15 veces menos que la media europea. Según el informe, compramos productos sostenibles 21 veces al año y gastamos en ellos una media de 68 euros. Estamos hablando de un total que se acerca a los 150 millones de euros, el equivalente al 3,5% de los gastos a nivel nacional en gran consumo.

¿Qué hogares compran este tipo de productos? El perfil de familia que han detectado los expertos corresponde a una pareja sin hijos, ambos trabajadores, de clase media alta y con estudios superiores. No obstante, ya sea de forma consciente o inconsciente, el 100% de los hogares que participaron en la encuesta del estudio de la Universidad Pontificia Comillas y el grupo Nielsen España tenían en su poder, aun sin saberlo, artículos oficialmente sostenibles.

¿De qué productos estamos hablando? Por ejemplo, de leche con sello ecológico. El más frecuente en este campo –y más reconocido– es el sello de FSC, asociado a la gestión responsable de bosques, y también el distintivo de orgánico. Este tipo de leche se encuentra en dos de cada diez hogares. En las neveras españolas también encontramos bebidas y zumos sostenibles, y el producto estrella son los yogures orgánicos, de los que más crecen en ventas de trimestre en trimestre.

¿Y quiénes son los ‘dueños’ del mercado de marcas sostenibles? Casi todo está en manos de los fabricantes, que suman el 80% de las ventas, mientras que los distribuidores –marcas blancas, grandes superficies– no suelen incluirlas en su oferta. Sin embargo, esta tendencia está cambiando y es más que probable que en los próximos años tu tienda favorita también esté ofertando este tipo de productos con su nombre en sus lineales.

Lo que han detectado tras este estudio es que la iniciativa sostenible viene de la industria, que cada vez hace más énfasis en conseguir y comunicar que ha conseguido sus sellos de calidad. El turno está ahora en el gran público, que cada vez está más cerca de ser un consumidor consciente y preocupado por su entorno.

Algunas apps para volvernos ‘verdes’ Ahora que ya te hemos concienciado sobre el consumo de productos sostenibles, queremos recomendarte unas cuantas aplicaciones para ayudarte en tu buen propósito como consumidor.

GoodGuide: Centralizada en EE.UU., y por tanto en inglés, recoge más de 250.000 productos de gran consumo y los puntúa de 0 a 10 en tres categorías: respeto medioambiental, para la salud y por su responsabilidad social. Algunas marcas sólo te sonarán si has vivido al otro lado del Atlántico, pero encontrarás muchos champús, detergentes, cosméticos o alimentos preparados que también hay a este lado del océano.

-Y tú, ¿sabes lo que comes?: Es una app de Greenpeace, disponible para usuarios de Android e iOS, que te ayuda a saber qué estás comprando, revisando la procedencia y los procesos de producción de todo tipo de alimentos. Es especialmente útil si te preocupan los transgénicos ‘camuflados’.

-Con aplicaciones como CalculaCO² (Android e iOS) puedes saber cuánto dióxido de carbono emites cada día. Hay muchas otras de este tipo que puedes localizar relacionando la búsqueda con el término ‘huella ecológica’.

-Leafully: ¿Quieres saber cuánta energía gastas al día? Esta aplicación –en inglés– ‘traduce’ tu consumo de recursos en árboles. Así sabrás qué efectos tenéis tú y tu huella ecológica en el medio ambiente; es decir, cuántos árboles le cuestas al planeta con tus hábitos.

-Si eres de los que aún no se aclara con qué se debe desechar en qué contenedor, la aplicación Guía de reciclaje –en Google Play y iTunes– puede ayudarte a no estropear el ciclo de consumo sostenible al reciclar de forma incorrecta.

Si de verdad quieres tomar buenas decisiones sobre lo que gastas, recuerda que Fintonic es tu mejor aliado a la hora de analizar qué pasa con cada uno de tus euros. Haz que tu economía doméstica sea también sostenible y tu bolsillo lo agradecerá.

Fuente: http://www.expansion.com/2015/01/30/ahorro/1422623476.html